×
MENÚ

Medio Ambiente elabora un decálogo para la defensa integrada frente a los grandes incendios forestales

Se pretende aprovechar bancales abandonados y fomentar los usos agroganaderos para la instalación de estos emplazamientos clave

27 de mayo de 2019|17:44
Tiempo de lectura: 2 minutos
Publicidad de PedroPeralta.es

Publicidad

‘Decálogo de Valencia’, es el nombre del documento impulsado por la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural, en cuya redacción han participado miembros de la comunidad científica y profesional, y que persigue aprovechar las nuevas metodologías para la planificación territorial en la prevención de incendios forestales.

El texto, que está disponible online y se puede consultar en el enlace consultar aquí, ha sido elaborado conjuntamente con la Sociedad Española de Ciencias Forestales. Esta agrupación ha coordinado las aportaciones de los distintos sectores (gestores públicos y privados, consultores, empresas e investigadores) que se dieron cita en Valencia este año para abordar la transferencia de resultados, tanto desde la investigación como desde la gestión del territorio.

Este estudio ha permitido dotar de una nueva herramienta al diseño de un mosaico agroforestal para la defensa integrada frente a los incendios, en especial frente a los grandes incendios forestales (GIF), con los conocidos como Puntos Estratégicos de Gestión (PEGs).

Según recoge el documento «los PEGs son áreas del territorio definidas y priorizadas de acuerdo a una metodología concreta que, teniendo en cuenta el riesgo de incendio, el comportamiento del fuego en la zona de estudio y la vulnerabilidad de sus valores naturales, rurales o urbanos a proteger, permiten establecer y optimizar una planificación espacio-temporal de combustibles e infraestructuras que limite la potencialidad del incendio, con la detección de oportunidades de extinción y anticipando una estrategia de defensa eficaz y segura para grandes incendios forestales tipo para los que se ha diseñado».

Entre los objetivos principales de los PEGs, se encuentran la protección de elementos del paisaje de alta vulnerabilidad, especialmente las zonas urbanizadas, reducir la propagación de incendios, con la compartimentación o el aislamiento de zonas potencialmente afectadas por el fuego, y el establecimiento de planes de extinción previos al incendio y la disminución la incertidumbre en las estrategias, tácticas y operaciones de extinción, con el consiguiente aumento de la seguridad de los equipos de extinción.

Preparación previa y ejecución

Supone una diferencia importante, debido al carácter proactivo de estos espacios respecto a las clásicas infraestructuras preventivas de defensa (líneas y áreas preventivas y fajas auxiliares, o sea, los llamados «cortafuegos» en la cultura popular). Estas han poseído siempre un carácter «reactivo» intrínseco. El uso de nuevas tecnologías de información geográfica, sensores remotos y simuladores de incendios son un apoyo a la localización de los PEG, pero el trabajo técnico con criterio experto es fundamental para su planificación y diseño.

La ejecución en el terreno de los PEGs supone un conjunto de actuaciones de preparación previa, como son tratamientos de la estructura de la vegetación, puntos de agua y accesos, entre otros. Las mismas, buscan facilitar las maniobras de extinción. No obstante, el aprovechamiento de bancales abandonados o el fomento de usos agroganaderos puede facilitar la instalación de estos emplazamientos clave.

Publicidad de PedroPeralta.es

Publicidad

ETIQUETAS
,

Compartir esta noticia