×
MENÚ

Teruel despliega a los agentes forestales para vigilar la recogida de setas en la provincia

Veinticuatro APN junto a la Guardia Civil supervisan la campaña en Sierra de Albarracín, Maestrazgo y Gúdar-Javalambre para evitar recolecciones masivas y sin permiso

2 de octubre de 2019|13:30
Tiempo de lectura: 2 minutos

Publicidad

El Departamento de Desarrollo Rural despliega 24 agentes forestales repartidos en 12 equipos de dos personas en las tres comarcas con más producción de setas para velar por una recogida ordenada, de acuerdo a la normativa y con los pases que expiden los cotos micológicos. La presencia de agentes de protección de la naturaleza (APN) se complementa con la Guardia Civil, como se explicó este martes en la reunión de coordinación celebrada en la Subdelegación del Gobierno para planificar la presente cosecha de hongos, que, en principio, no apunta a una gran producción.

La reunión de planificación, presidida por el subdelegado del Gobierno, José Ramón Morro, contó con representantes de la Guardia Civil, de las comarcas de Gúdar-Javalambre, Maestrazgo y Sierra de Albarracín, las direcciones provinciales de Desarrollo Rural y Sanidad, la Agencia Tributaria y la Inspección de Trabajo.

El director provincial de Desarrollo Rural, Pedro Polo, explicó que entre semana se despliegan cuatro equipos de dos APN en Gudar-Javalambre, Maestrazgo y Sierra de Albarracín, mientras que los fines de semana el operativo se reduce a «al menos» dos parejas por demarcación. Además, se mantiene una vigilancia «ordinaria» en otras zonas productoras, como los puertos de Beceite o las Cuencas Mineras.

La labor de control de los APN se tradujo el año pasado en 200 denuncias directas y otras 70 recibidas a través de la Guardia Civil. Las infracciones, consistentes en recoger setas sin los permisos de los cotos o sin cumplir la normativa aragonesa, fueron calificadas en todos los casos de leves y sancionadas con multas.

José Ramón Morro señaló que las setas son un recurso interesante para la provincia, pero recordó a los aficionados a su recolección que deben cumplir unas normas de seguridad mínimas para evitar extravíos y accidentes. En 2018, un año particularmente fructífero en la producción de hongos, 48 personas se perdieron en los montes turolenses y fueron rescatados por la Guardia Civil, agentes forestales y voluntarios.

Publicidad

ETIQUETAS
, , ,

Compartir esta noticia