×
MENÚ

Bufandas, abrigos y guantes para hacer frente al frío… en un centro de salud

La calefacción de las instalaciones de Andrés Vicente ha estado tres días averiada. El personal pide sustituir el sistema.

Fuente: Heraldo
1 de marzo de 2018|13:27
Tiempo de lectura: 2 minutos

Publicidad

Hasta tres días ha estado sin calefacción el centro de salud Univérsitas de Zaragoza, con temperaturas en el interior del edificio que en algunos momentos no han superado los 16 grados. Trabajadores y usuarios, que han hecho frente al frío con gorros, abrigos y bufandas, han pedido el cambio del sistema de calefacción para evitar sus continuas averías. «No se puede trabajar en estas condiciones. Cada vez que hace un poco de frío, se estropea», lamentaba ayer a media mañana una trabajadora, como informan desde Heraldo.es

El centro de salud Univérsitas, en la calle de Andrés Vicente, se calienta a través de tres calderas. La avería de una de ellas, que finalmente se reparó ayer a mediodía, ha sido la causante de esta situación. No obstante, el personal recuerda que el sistema es antiguo, tiene más de veinte años, y ya no da abasto para calentar de manera adecuada el edificio, que es uno de los que más población asignada tiene de la capital aragonesa (supera las 30.000 personas).

Los trabajadores de la zona de Admisión son los que más han sufrido el frío de estos últimos días, en los que además se ha registrado una drástica bajada de las temperaturas. «Nos hemos tenido que poner hasta mallas debajo de los pantalones. Estamos sentados atendiendo al público con mantas y abrigos«, aseguraba otra de las empleadas del centro. El mostrador de Admisión, además, está próximo a la puerta de acceso, donde falla desde hace tiempo la cortina de aire caliente. A media mañana de ayer, la dirección proporcionó al persona de esta área unas estufas de aire caliente.

Pero tampoco en el resto del edificio las temperaturas eran mucho más elevadas. Durante estos días en las consultas no era extraño ver a algún sanitario con guantes para calentarse las manos. «Vas a tocar a algún paciente y te da miedo hacerlo de lo frías que las llevas», aseguraba un facultativo.

Aunque a mediodía de ayer ya se había restablecido el suministro al llegar la pieza estropeada de la caldera, muchos pacientes todavía esperaban a esa hora fuera de las consultas con el abrigo puesto y algunos trabajadores de Admisión no se habían quitado las diferentes capas de abrigo.

La coordinadora del centro médico reconoció la situación vivida estos días y las actuales limitaciones del sistema de calefacción. No obstante, hizo hincapié en que siempre que se ha avisado por una averíaha habido plena disposición para solucionar el problema y los técnicos se han desplazado a las instalaciones para intentar repararla. En esta ocasión, la reparación se ha prolongado varios días al estar pendiente de una pieza.

El Departamento de Sanidad hace cada año un plan de mantenimiento y sustitución de los sistemas más antiguos o que más problemas causan. El verano pasado cambió aparatos de algunos centros de salud.

Publicidad

ETIQUETAS
, , , , , , , , ,

Compartir esta noticia