2:36

miércoles, 19 de diciembre de 2018

Cambio histórico en Andalucía tras el descalabro del PSOE y la irrupción con fuerza de Vox

Pese a que los socialistas siguen siendo la fuerza más votada, pierden la mayoría y una alianza de derechas de PP, Ciudadanos y Vox podría poner fin a 36 años de gobiernos del PSOE al sumar mayoría absoluta.

ARCHIVADO EN:

PUBLICADO: lunes, 3 de diciembre de 2018

NÚMERO DE COMENTARIOS: 0

3

Compartir esta noticia

Después de 36 años de hegemonía socialista, el cambio ha llegado a Andalucía y podrá ser gobernada por la derecha. La suma de PP, Ciudadanos y Vox supera la mayoría absoluta de 55 escaños. Este partido de extrema derecha ha sido la sorpresa monumental de las elecciones celebradas este domingo. Irrumpe con doce escaños en el Parlamento de Andalucía y da un vuelco absoluto al tablero político de esa comunidad, y quién sabe si al nacional. La otra gran novedad ha sido el absoluto descalabro de los socialistas, que con Susana Díaz al frente pierden catorce diputados, se quedan con 33 y tendrán que hacer la mudanza del palacio de San Telmo después de 36 años ininterrumpidos, informan desde Heraldo.

En Andalucía se puede dar la paradoja de que uno de los grandes perdedores de las elecciones, el popular Juan Manuel Moreno, se convierta en el próximo presidente de la Junta de Andalucía. La suma de “las derechas”, como bautizaba con desdén la líder socialista a la suma de PP, Ciudadanos y Vox, alcanza los 59 diputados mientras que la de PSOE y Adelante Andalucía (la alianza de Podemos e Izquierda Unida) se queda un 50. Un vuelco absoluto que no captó ninguna de las encuestas ni entró en la predicción de analista alguno ni figuraba en los escenarios que dibujaban los comités electorales de los partidos.

A bote pronto, se dibujan un puñado de razones. La baja participación ha beneficiado al partido con el electorado más movilizado, que ha demostrado ser el de Vox. La formación ultraderechista ha obtenido representación en las ocho provincias andaluzas. Esa misma baja afluencia ha castigado como nunca al PSOE, cuyo votante a prueba de bombas se ha sacudido la fidelidad y en su mayoría se ha quedado en casa. Pero también hay elementos exógenos, como el de que España no se ha quedado fuera de la ola ultraderechista que baña Europa. Hasta ahora los parapetos habían funcionado, pero el hundimiento del PP, aunque no solo por eso porque el voto a Vox también ha fluido desde otros partidos, ha sido fundamental.

El partido de Santiago Abascal tiene la llave para que Moreno sea el próximo presidente de la Junta de Andalucía. Nadie apostó por ello. Ha sido un terremoto electoral. El voto a Vox, además, ha demostrado ser homogéneo, ha logrado representación en las ocho provincias, y en cuatro ha obtenido dos escaños. No es una extrema derecha que bebe solo de las fuentes nostálgicas del franquismo; es, a tenor de su discurso, antieuropeísta, nacionalista, “trumpista”, xenófoba y antifeminista.

Con Vox, la ultraderecha entra por primera vez en las instituciones autonómicas y ha venido para quedarse porque las expectativas que tienen, sobre todo, para las europeas son fantásticas, pero también para las autonómicas y locales. Un partido al que solo el PP en el tramo final de la campaña trató con delicadeza, le hizo guiños y evitó las críticas. Ahora, solo hace falta que ambas fuerzas y Ciudadanos unan sus fuerzas para que Moreno se convierta en el sexto presidente de la Junta de Andalucía después de cinco predecesores socialistas.

ETIQUETADO COMO: , , ,

Compartir esta noticia

Puede que también te interese

  1. “Revisa tu machismo”, nueva campaña de sensibilización social
  2. La lucha contra la despoblación: de vivir en Barcelona a ser el único que trabaja durante el invierno de Tormón
  3. Abierto el plazo para la presentación de solicitudes para las subvenciones de rehabilitación y eficiencia energética dentro de Plan Estatal de Vivienda y Rehabilitación
  4. Las zonas rurales avisan de que sin ambulancias peligran sus asistencias

Los comentarios están cerrados.