×
MENÚ

El Arquillo duplica en la primera quincena de marzo el volumen de agua embalsada

El agua no deja de entrar en el embalse de San Blas y a buen ritmo gracias a las precipitaciones en forma de lluvia y nieve registradas aguas arriba del Guadalaviar, lo que está haciendo que la recuperación sea rapidísima.

18 de marzo de 2018|09:46
Tiempo de lectura: 3 minutos
Publicidad de PedroPeralta.es

Publicidad

El pantano del Arquillo ha duplicado en tan solo la primera quincena de marzo el agua que tenía embalsada a comienzos de mes, encontrándose ya a más de una cuarta parte de su capacidad, según datos de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ). Las lluvias están ayudando a una rápida recuperación del embalse, que anoche se encontraba ya a los mismos niveles que tenía en agosto del pasado año cuando estaba al 28 por ciento de su capacidad, el mismo porcentaje que ahora, según informan desde Diario de Teruel.

El agua no deja de entrar en el embalse de San Blas y a buen ritmo gracias a las precipitaciones en forma de lluvia y nieve registradas aguas arriba del Guadalaviar, lo que está haciendo que la recuperación sea rapidísima.

Desde principios de este mes no ha dejado de crecer de forma progresiva hasta duplicar el agua que tenía embalsada, 2,83 hectómetros cúbicos, uno de los niveles más bajos de su historia debido a la situación de extrema sequía vivida en los dos últimos años.

A las 20 horas de este viernes, había embalsados 5,9 hectómetros cúbicos, tras haber ingresado algo más de 3 hectómetros en solo 16 días, cuando la progresión en los últimos 21 meses ha sido de descensos consecutivos.

La capacidad de la presa de San Blas es de 21,03 hectómetros cúbicos, con lo cual anoche se encontraba al 28 por ciento de su capacidad, el mismo porcentaje que tenía a principios de agosto del año pasado, que es cuando comenzaron a dispararse las alarmas por el bajo nivel que para esas fechas presentaba.

Pasar de 2,83 hectómetros cúbicos a 5,9 en solo una quincena ha supuesto una recuperación muy rápida, puesto que equivale a un incremento del 108,5 por ciento, es decir, que tiene más del doble de agua embalsada de la que tenía a comienzos de mes.

De seguir así las precipitaciones y en caso de tener una primavera lluviosa, se conseguirá revertir la situación que llevó a la adopción de medidas para garantizar el consumo en los próximos meses si persistía la situación de sequía.

El pasado mes de enero, el comisario de Aguas de la Confederación Hidrográfica del Júcar, Francisco Javier Ferrer, ya indicó que al tratarse de un embalse relativamente pequeño, las recuperaciones en el momento en que llegan las precipitaciones son también espectaculares y rápidas.

Esa recuperación está siendo posible no solo gracias a las lluvias sino también a las medidas que se han adoptado desde el Ayuntamiento de Teruel. A principios de esta semana, la alcaldesa, Emma Buj, aseguró que las restricciones por la sequía seguirían a pesar de las precipitaciones porque había que ser cautos a la espera de cómo evolucionen las las lluvias durante la primavera.

A la espera de que esta recuperación sea definitiva y el nivel del embalse siga creciendo, como así seguirá produciéndose al menos durante los próximos días porque hay previsión de lluvias y nieve, el pantano de San Blas ha salido por ahora de una situación que ha hecho que durante veintiún meses haya estado viendo descender su nivel de forma consecutiva. Fue en mayo de 2016 cuando alcanzó el último pico máximo de agua embalsada con casi 19 hectómetros cúbicos, que después fue cayendo sin parar hasta los 2,83 de febrero pasado.

Publicidad de PedroPeralta.es

Publicidad

ETIQUETAS
, , , , , , , , ,

Compartir esta noticia