×
MENÚ

Enviado a prisión el hombre que robó en el supermercado Lidl en Teruel a punta de pistola

Se le acusa de robo con intimidación en un establecimiento abierto, además de otros dos delitos de robo con fuerza en las cosas al haber sustraído dos vehículos, así como de un delito de hurto al apropiarse al descuido  de una pistola detonadora en una armería turolense, que fue el arma con la que entró en el supermercado.

Fuente: Crónica Balear
6 de marzo de 2018|18:32
Tiempo de lectura: 4 minutos
Publicidad de PedroPeralta.es

Publicidad

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Teruel ha enviado a prisión al autor del robo a punta de pistola perpetrado el pasado viernes en el supermercado Lidl del Centro Histórico. Se trata de un turolense cuyo nombre responde a las iniciales  F.M.R. que es conocido por sus antecedentes penales y que se encontraba de permiso penitenciario la semana pasada, puesto que cumple una condena en la Prisión de Zuera (Zaragoza), como informan desde Diario de Teruel.

La Policía Nacional puso a  disposición judicial a primera hora de la mañana del lunes al detenido, de unos treinta y tantos años de edad, tras permanecer durante el fin de semana en el calabozo de la Comisaría de Teruel.

Se le acusa de robo con intimidación en un establecimiento abierto, además de otros dos delitos de robo con fuerza en las cosas al haber sustraído dos vehículos, así como de un delito de hurto al apropiarse al descuido  de una pistola detonadora en una armería turolense, que fue el arma con la que entró en el supermercado.

A pesar de ser detenido poco tiempo después de haber robado en el Lidl, la cantidad sustraída, que al parecer es de alrededor de 1.800 euros, según fuentes de la investigación, no ha podido ser recuperada ya que no la tenía en su poder.

Es la única persona que ha sido puesta a disposición judicial, puesto que la mujer que también detuvo la policía el viernes en relación a estos hechos fue puesta en libertad por los agentes.

Fue el hombre enviado ahora a prisión quien entró solo al supermercado y cuando se dirigió a una de las cajeras con una barra de pan para pagarla, sacó una pistola encañonando a la empleada y exigiéndole que le diera el dinero de la caja registradora en la que estaba, saliendo a continuación del establecimiento.

El arma con la que cometió el delito es una pistola de fogueo, denominadas también detonadoras, que había sustraído al descuido en una armería de Teruel con anterioridad, según han indicado las mismas fuentes. Este tipo de armas no pueden disparar balas de verdad salvo que sean trucadas, o bien balines. Son pistolas simuladas de un gran realismo y fáciles de adquirir tanto en establecimientos como en venta electrónica por Internet.

El detenido había robado previamente un turismo Ibiza en un taller del polígono La Paz, con el que se desplazó hasta el supermercado para cometer el robo. Entró a cara descubierta en el establecimiento y al salir con una barra de pan para pagarla, se cubrió la cabeza con una capucha y el rostro con una bufanda para no poder ser reconocido en las grabaciones de las cámaras de seguridad.

Los dos robos, tanto del turismo como del dinero en metálico en el supermercado, se realizaron de forma consecutiva entre las cuatro y las cinco de la tarde, y unos minutos después el autor se personó en la Comisaría de Teruel al encontrarse disfrutando de un permiso penitenciario.

La presentación en la Comisaría o en un puesto de la Guardia Civil en el municipio donde se disfruta del permiso es uno de los requisitos que suelen imponerse en estos casos desde los centros penitenciarios que lo conceden. Al encontrarse ya la policía sobre alerta de los robos que se habían cometido, sospecharon de él y lo detuvieron.

Tras ser puesto ayer a disposición judicial, el detenido se acogió a su derecho a no declarar, pero las pruebas contra él son evidentes, según fuentes de la investigación, ya que en las grabaciones del supermercado se aprecia cómo entra en el establecimiento a cara descubierta y momentos después comete el robo, cubriéndose el rostro pero con la misma ropa.

Además, en un bolsillo se le encontró la tarjeta que le había dado un comercial en el taller al que había acudido, parece ser que interesándose por la adquisición de algún vehículo, y en donde sustrajo también al descuido el coche con el que se desplazó después a cometer el otro robo.

Esta persona se encontraba de permiso penitenciario y el miércoles ya había robado otra furgoneta en el polígono La Paz, siendo detenido en un área de servicio de Barracas (Castellón) por la Guardia Civil. En el interior encontraron también otra pistola de detonación, cuya posesión no es delito, aunque sí su exhibición. Al ser puesto a disposición judicial en Segorbe quedó en libertad, remitiéndose el caso a Teruel por ser donde se había robado la furgoneta.

La investigación sigue abierta, ya que el dinero no se ha recuperado, mientras que el detenido ingresó ayer en la prisión de Teruel.

El juez dictó auto de prisión provisional comunicada y sin fianza, además de requerirle que depositase un dinero por la cantidad sustraída y los daños causados, o en su caso el embargo de bienes para cubrirlo.

El delito más grave al que se enfrenta, puesto que podría  costarle 5 años de cárcel, es el de robo con intimidación en establecimiento abierto al público, con el agravante de disfraz al cubrirse el rostro. Además, se le investiga por dos delitos de robo con fuerza en las cosas por la sustracción de la furgoneta y el turismo, y por el hurto al descuido de la pistola detonadora en un establecimiento de Teruel.

Publicidad de PedroPeralta.es

Publicidad

ETIQUETAS
, , , , , , , , , , ,

Compartir esta noticia