×
MENÚ

«Hablo cuatro idiomas pero tengo que mal vivir con 430 euros de la RAI»

«Para cualquier puesto te piden experiencia previa y solo la tengo en el ámbito del comercio exterior», subraya. No obstante, esto no la desanima para seguir buscando un trabajo con el que poder volver a su vida. 

Fuente: ShareAmerica
24 de febrero de 2018|12:28
Tiempo de lectura: 2 minutos

Publicidad

Pilar (nombre ficticio) cobra 430 euros al mes, con los que consigue pagar la hipoteca y los gastos derivados de la luz y el agua. «Con estas ayudas se malvive. Tengo que comer en casa de mis padres porque mis ingresos no dan para más. El resto del día estoy en un curso (de asistencia sociosanitaria) o en casa», explica. Esta aragonesa lleva en el paro desde hace tres años, pero al no tener cargas familiares, una vez que finalizó su prestación por desempleo, su única opción fue la Renta Inserción Activa (RAI), como informan desde Heraldo.es

«Toda la vida he estado trabajando en comercio exterior en varias empresas, pero cuando llevaba cuatro años en la última, me tuvieron que operar de urgencia y me despidieron (de manera improcedente)», relata. Por suerte, al poco tiempo encontró otro trabajo de lo suyo. Sin embargo, tras otra intervención quirúrgica, la volvieron a despedir (otra vez de manera improcedente).

«Desde entonces estoy buscando trabajo sin éxito», sostiene. Lo único que encontró fue una pequeña colaboración a través del Inaem, durante la que siguió percibiendo el desempleo. Tras acabar esta prestación que había generado con su trabajo, accedió al plan Prepara. «Pero al cumplir 45 años, se acabó y desde noviembre estoy cobrando la RAI, que tiene una duración de 11 meses«, explica.

Ahora está formándose en el campo que actualmente cuenta con «más salidas laborales»: la asistencia sociosanitaria. «He superado ya el primer módulo. La teoría, de momento, va muy bien; luego habrá que ver qué tal se me da la práctica», sostiene. Pilar confía en que, tras este periodo, pueda encontrar un puesto de trabajo; ya que, a pesar de tener cuatro idiomas (inglés, francés, alemán y chino, en el que sigue ampliando sus estudios), no ha conseguido un empleo.

«Para cualquier puesto te piden experiencia previa y solo la tengo en el ámbito del comercio exterior», subraya. No obstante, esto no la desanima para seguir buscando un trabajo con el que poder volver a su vida. 

Publicidad

ETIQUETAS
, , , , , , , ,

Compartir esta noticia