15:44

lunes, 10 de diciembre de 2018

“Hay que buscar alicientes para que los médicos jóvenes vayan a hospitales periféricos”, afirma el Presidente de la RAM de Zaragoza

Luis Miguel Tobajas es presidente de la Real Academia de Medicina de Zaragoza.

ARCHIVADO EN:

PUBLICADO: lunes, 1 de octubre de 2018

NÚMERO DE COMENTARIOS: 0

6

Compartir esta noticia

La Real Academia de Medicina de Zaragoza ha elegido Teruel para iniciar su labor de difusión científica fuera de la capital aragonesa. Su presidente, Luis Miguel Tobajas, defendió la importancia de transmitir estos conocimientos a la sociedad y defendió que haya incentivos para que los facultativos lleguen a hospitales pequeños como los de esta provincia.

¿Cómo surgió la idea de que la Real Academia de Zaragoza saliera de la capital aragonesa y viniera a Teruel?
Nuestra sede siempre ha estado y estará en Zaragoza, en el Paraninfo, en el magnífico edificio de Rectorado de la Universidad de Zaragoza, pero nuestro ámbito territorial abarca Zaragoza, Huesca y Teruel, Navarra, La Rioja y la provincia de Soria. Entonces, me pareció que Teruel era una ciudad por su historia y por la buenísima relación que hay con el Colegio de Médicos de Teruel para iniciar una campaña de visibilidad y de que nos veamos en el territorio, no solamente en Zaragoza, sino en el ámbito territorial de nuestra academia. Hablé con el presidente del Colegio de Médicos de Teruel, Ismael Sánchez, que estuvo muy receptivo y venimos para dar una sesión científica y ofrecer nuestra Real Academia a la población. Nosotros tenemos que servir al ciudadano. Nuestras conferencias son siempre públicas, se realizan dos por mes, están abiertas al público, son gratuitas, de acceso libre y lo que queremos es difundir la ciencia y poner los conocimientos médicos al alcance de la sociedad a la que servimos.

Que llegue a toda la población.
Sí. Siempre buscando la excelencia y por su puesto en una óptica de neutralidad, con un cierto reposo porque las noticias avanzan cada día de una manera espectacular y, evidentemente, de cara al ciudadano hay que transmitir una sensación de solidez, de consolidación de conocimientos. Se trata de que la ciencia médica avance como siempre ha avanzado pero darlo a conocer de una manera científica para que el ciudadano sepa el alcance real de los tratamientos actuales.

Cada vez hay más información sanitaria y más acceso a ella, pero ¿estamos bien formados los ciudadanos para comprender todo esto, por ejemplo, la información que se puede encontrar a través de internet?
Internet hay que decir que es una ventana abierta al mundo donde todo el mundo tiene acceso, pero precisamente nosotros, desde la Real Academia, defendemos que los conocimientos médicos son conocimientos científicos. La información que circula por Internet, muchas veces no contrastada científicamente, provoca cierta confusión en ciertas patologías a los pacientes. La Academia de Medicina está obligada a contribuir a la difusión de los conocimientos médicos y ofrecer las mejores voces para que los ciudadanos sepan lo que dice la ciencia.

Desde el ámbito científico, ¿cómo está la situación de la Medicina en Aragón?
La Medicina en Aragón está muy bien. La atención sanitaria es de altísima calidad. La percepción que tiene el ciudadano es muy buena. Yo diría que, tanto la asistencia hospitalaria como la asistencia primaria, cuentan con magníficos y muy buenos profesionales, formados en la Facultad de Medicina y después en la formación continuada que es obligada, un médico nunca acaba de formarse.

En los hospitales más pequeños como los de Teruel o Alcañiz cuesta mucho encontrar especialistas que vengan aquí.
La Real Academia de Medicina de Zaragoza siempre ha sido una real academia que está preocupada por este hecho. Un hecho coyuntural que empieza ya en el siglo XX donde los médicos jóvenes que están muy bien formados eligen los hospitales grandes. Eligen los hospitales grandes porque ven que van a tener allí mayor desarrollo profesional, mayores conocimientos, mayor acceso a la tecnología… Creo que el que el doctor Ciprés intervenga en esta sesión de la Real Academia de Medicina hace que podamos afirmar que en Teruel también se puede hacer una medicina científica y de calidad. Hay dos ejemplos, el doctor Ciprés que colabora en proyectos de investigación y en la Sociedad de Medicina de Endocrinología, y otro es el registro de tumores de Teruel que es un ejemplo de un registro que se puede hacer en un hospital pequeño desde un servicio de Anatomía Patológica comprometido. El problema es que hay que buscar alicientes para que los jóvenes profesionales tengan motivaciones, que vean que en los hospitales periféricos pueden hacer una medicina de calidad y científicamente contrastada.

Para la medicina rural, en Aragón y toda España también cuesta encontrar médicos, ¿qué se puede hacer?
Yo estuve en el Maestrazgo en mayo. Conozco bien Teruel. Estuvimos en un pueblo que se llama Bordón y vi realmente lo que la gente piensa. Tienen dificultades para que médicos de familia vayan a esas plazas. Creo que, a parte de la atracción o no de vivir en una población, un problema que tiene Aragón -sobre todo en Teruel y en Huesca- es la despoblación. Necesitamos no solamente unas políticas sanitarias para atraer a médicos a zonas rurales sino que es un tema de mayor calado, tendríamos que hablar de un plan sobre la despoblación, sobre el envejecimiento, sobre la dispersión de la población. Sanidad y educación están desapareciendo en algunos pueblos y eso es un problema que tiene Aragón que de alguna manera los gobernantes deben asumir y deben ofrecer propuestas y alternativas. Es muy complicado.

¿Qué retos tiene la Real Academia de Medicina?
Estamos para servir a la sociedad, ofrecer los conocimientos al alcance de los médicos y la sociedad en general. Estamos en el buen camino, somos una entidad muy prestigiosa en el ámbito de nuestra Comunidad. Venir a Teruel demuestra nuestro compromiso con todo el territorio y con Teruel concretamente.

El vicepresidente de la Real Academia es de origen turolense, ¿cuál es la presencia de la provincia en esta institución?
Nuestra Real Academia ha tenido 14 miembros (académicos de número) de origen turolense desde su fundación hace 187 años, entre ellos, el prestigioso Laín Entralgo. Académicos de número, con sillón, somos ahora 34. Son plazas que duran toda la vida y que, por tanto, cuesta ocupar las vacantes cuando se producen. En este siglo XXI, buscamos que sean ocupadas por especialistas de máximo prestigio, es decir, buscamos la excelencia de cada especialidad, lo mejor de todo el territorio y no solo de Zaragoza.

Esta entrevista fue publicada originalmente en Diario de Teruel.

ETIQUETADO COMO: , ,

Compartir esta noticia

Puede que también te interese

  1. Las pruebas de acceso a la universidad en Valencia se realizarán del 5 al 7 de junio
  2. “12+4”, la nueva regulación horaria del taxi en Valencia, ¿a favor o en contra?
  3. Dovizioso y Ducati asustan desde la primera tanda de entrenamientos libres en Motorland
  4. Las empresas valencianas apuestan por la ética y la responsabilidad social

Los comentarios están cerrados.