11:44

jueves, 13 de diciembre de 2018

Hemeroteca: los 125 millones del cupón de la ONCE que llevaron la alegría a Santa Eulalia

Recuerdos de un momento inolvidable.

ARCHIVADO EN:

PUBLICADO: martes, 25 de septiembre de 2018

NÚMERO DE COMENTARIOS: 0

7

Compartir esta noticia

Los vecinos de Santa Eulalia lo oyeron por la radio. Y no se lo podían creer. El 34.015 era el número ganador del cuponazo de la ONCE. Y lo habían repartido entre los clientes de un bar, así que la noche de aquel viernes, 22 de julio de 1988, la alegría se adueñó del bar y se montó una fiesta hasta la madrugada de ayer (por el sábado) en la que participó todo el pueblo, leíamos en la portada del 24 de julio de aquel año. Hasta los niños disfrutaron porque, recuerdan algunos tres décadas después, para ellos corrieron las chucherías y los helados, recuerdan los compañeros de Diario de Teruel.

El bar la Cantina La Rosa era un negocio familiar, donde se podía ver a los padres y también a los hijos trabajando, especialmente aquellos días de verano cuando volvían de estudiar y echaban una mano en el negocio familiar. Así que a la familia le pilló el sorteo, claro, trabajando. La alegría fue mayúscula al comprobar que tenían el número premiado. Aquel 34.015, de la serie 111, les dejaba unos millones de pesetas entonces que, aunque no te envolvían en lujo, recuerdan ahora algunos de aquellos que lo vivieron, dieron una tranquilidad para quienes estaban acostumbrados a una vida de duro trabajo.

En el periódico veíamos sus caras y su alegría. La portada de aquel día la protagonizaban en una fotografía los vecinos agraciados, pero también otros que se acercaron al bar a compartir la fiesta. Compartiendo protagonismo con el ciclista Pedro ‘Perico’ Delgado, que aquel domingo celebraría en París la victoria en el Tour de Francia de aquel año, la imagen destacada era la de Santa Eulalia del Campo, bajo la que podíamos leer todo el pueblo de Santa Eulalia pasó ayer por Cantina La Rosa para festejar los millones conseguidos con el Cuponazo.

En total, fueron diez cupones vendidos, y aquel domingo, cuando los agraciados ya descansaban después de la fiesta, leíamos que solo se conocía a nueve de los afortunados, todos de Santa Eulalia. Faltaba por concretar el propietario de un cupón de dos millones y medio de pesetas, que seguramente, según vecinos, pudiese haberse ido a algún vendedor, pues el viernes fue día de mercado en Santa Eulalia del Campo.

Aquellos cupones los había llevado hasta el bar un vendedor de Cella. En el establecimiento, recuerdan quienes lo vivieron, vendían a la gente habitual, los fijos, y otros que preguntaban, así que aquel día en la lista de afortunados estaban algunos de los habituales de la clientela, así como los propios dueños del bar.

Con un solo boleto, el premio para la familia que regentaba el bar, formada por Pedro Torres, su esposa Rosa López y sus tres hijos, fue de más de 100 millones de pesetas y ya leíamos entonces que se enteraron al mismo tiempo que se celebraba el sorteo, es decir, a las 9 de la noche. “Es que siempre lo hacemos porque seguimos el desarrollo del sorteo”, contaba el hijo mayor de la familia, José Pedro. Los otros dos hijos de la familia, Rosa y Joaquín, estudiaban entonces en Zaragoza.

El premio iba a suponer un alivio para la familia, “porque hemos picado hasta con el morro de noche y de día para salir todos adelante”, decían entonces y es que, además de la Cantina la Rosa, la familia llevaba también una pescadería en el pueblo.

Acudieron clientes primero y vecinos luego, con los que celebraron la fiesta que todavía se recuerda en un pueblo, porque al ser un negocio abierto al público los propietarios decidieron compartirlo con todo el mundo y celebrarlo así, con generosidad.

Aquel día la fiesta fue a lo grande, con barra libre para todo aquel que se acercara a la cantina “menos mal que nos cogieron bien surtidos” decía a este periódico el hijo mayor de la familia.

Afortunados

El Diario de Teruel hablaba aquellos días con algunos de los agraciados que contaban aquello que querían hacer con el premio. Ese “¿qué harías tú si te tocara la lotería?” con el que todos alguna vez hemos soñado, se hacía realidad en Santa Eulalia aquel día y muchos ya tenían pensado a qué destinarían el dinero, más allá del típico “tapar agujeros”. De los diez números premiados en el sorteo del cuponazo, nueve se sabe quién los tiene, decía el texto: uno para los dueños del bar, Manuel Caneiro el peluquero dos, Antonio el del mercado tres, con la buena peñada, según expresión del lugar, de siete millones y medio de pesetas, también Anacela Sánchez, otros tres cupones y falta un número que nadie del pueblo sabe a quien le ha podido tocar. Ya vaticinaban que sería algún vendedor de los que acudían al pueblo cada viernes.

El peluquero Manuel Caneiro, agraciado con cinco millones de pesetas, explicaba que el premio del cuponazo ha supuesto una inyección de moral y alegría para Santa Eulalia, que sigue aún recuperándose de lo que supuso el cierre de la azucarera, “además de ser una alegría para mí”. La máxima ilusión de Manuel Caneiro es la de comprar un sillón anatómico para su peluquería “y lo voy a comprar”.

Ya en el interior de la información, veíamos al peluquero retratado en su negocio, con un cliente sentado en el sillón que tenía los días contados porque, como leíamos en el pie, pensaba comprar un sillón anatómico y muy moderno con el premio que le había tocado.

Pero mientras decía estas palabras, relataba el periodista Pedro Pérez Boned, seguía cortando el pelo como si no le hubiese tocado nada, y cobrando, como contaba al periodista, “qué vas a hacer”, señalaba en el periódico. Manuel Caneiro no piensa dejar su oficio de peluquero, “son pocas perras para vivir de la renta y hay que trabajar”, lamenta un poco su mala suerte ya que acostumbra a jugar todas las emanas 600 pesetas, “y en esta semana he jugado doscientas”.

Oportunidad perdida

Entre las alegrías de todos, había alguno que se lamentaba por la oportunidad perdida. Un cliente que permanecía de pie después de toda la noche de fiesta, con guitarra y tambor en las manos, fue el conocido “Serafín, el tigre del Jiloca”, quien decía: “Mira tú, lo que me ha pasado. A las nueve menos cuarto de la noche terminaba de pintar el local de la cantina. A las nueve sale el sorteo y yo sin comprar el boleto. Será posible, ¡qué mala suerte! Y se puso a cantar con un hermano de Rosa López una jota que decía algo así de “porque mis cantares son tan tristeseseses”.

Otros premiados por la lotería de aquel verano que estaban ‘ilocalizables’

Aquel verano de 1988 leíamos la noticia de otros agraciados con un premio de la lotería, pero en este caso no compartieron su felicidad con los demás, y de hecho,  estaba ‘ilocalizables’ y habían dejado en sus casas la orden de no comentar nada sobre el premio. En la edición del 9 de agosto de 1988 hablaban de los tres zaragozanos ganadores de 314 millones de la Lotería Primitiva. La noticia se hacía eco de la confusión inicial sobre los agraciados, ya que al parecer se había corrido la voz de que eran otros los premiados del premio que recayó en la localidad de Tabuenca y había habido cierta confusión.

Finalmente, el Diario de Teruel señalaba que los agraciados eran Luis Miguel Vela, cartero en Zaragoza; Arturo Miramón, que trabajaba en una fábrica de Zaragoza; y José Eleuterio Gómez, que era albañil. El padre de este último, Emeterio Gómez, aparecía en la fotografía junto a la madre en el hogar, y decía a la prensa que los agraciados iban a dejar de trabajar, al tiempo que se mostraba preocupado “porque haya trascendido la noticia”, ya que, según precisó “tal y como están hoy los tiempos no se puede hacer alarde de millonario”.

ETIQUETADO COMO: , , , ,

Compartir esta noticia

Puede que también te interese

  1. Teruel tiene el precio de alquiler de vivienda más bajo de Aragón con 4,62 euros el metro cuadrado
  2. La campaña de esquí escolar bate récords en Teruel y alcanza los 1.161 participantes
  3. Teruel encara las últimas horas de Las Bodas con éxito de asistencia y sin incidentes de relevancia
  4. IKEA arranca hoy la distribución del catálogo en cuya campaña promocional han participado 300 turolenses

Los comentarios están cerrados.