×
MENÚ

Los médicos rurales reclaman al Salud vehículos seguros para conducir con nieve

Los centros de salud disponen de coches preparados, pero exclusivamente para servicios de atención continuada, de urgencias. «El resto corre por tu cuenta: el seguro, las ruedas de invierno, las cadenas…», denunció Rodrigo.

Fuente: Centro Médico la Paz
2 de marzo de 2018|13:09
Tiempo de lectura: 3 minutos

Publicidad

La organización Sindicatos Médicos de Atención Primaria de Aragón (formada por Fasamet y Cesm) expresó ayer su «consternación» por el accidente mortal sufrido por su compañero del centro de salud de Albalate de Cinca, Raúl Velez Ruiz, mientras realizaba su actividad profesional. Falleció cuando se dirigía a pasar consulta a Osso de Cinca, debido a las condiciones de la carretera por la nevada, al chocar con otro vehículo en el que viajaba una vecina de esta localidad que también falleció y su marido, que resultó herido grave, como informan desde Heraldo.es

El suceso vuelve a poner sobre la mesa las condiciones en que prestan servicio los médicos rurales, más expuestos a las condiciones de tiempo adversas. Aunque en el lugar del accidente la nevada era excepcional, denuncian que en las zonas de montaña no siempre disponen de vehículos capaces de transitar con seguridad por carreteras con nieve.

Jesús Rodrigo, secretario general de Sindicatos Médicos de Atención Primaria de Aragón, aseguró que «sobre todo en Huesca y en Teruel, hay días en que es muy, muy problemático acceder a los consultorios locales«. Este invierno, en la provincia de Teruel, algunos días no se ha podido pasar consulta y para atender las urgencias ha habido que recurrir a la Guardia Civi. «Puedes ir a un consultorio, donde hay 1, 2 o 3 pacientes, con nieve, hielo y poniendo el vehículo propio, con el peligro que representa«, declaró, un riesgo que se añade a los problemas de dispersión geográfica y orográficos de las zonas rurales.

Los centros de salud disponen de coches preparados, pero exclusivamente para servicios de atención continuada, de urgencias. «El resto corre por tu cuenta: el seguro, las ruedas de invierno, las cadenas…», denunció Rodrigo. Pero incluso en algún caso, el vehículo oficial no dispone de tracción a las cuatro ruedas ni neumáticos de invierno, como en Calamocha, del que dependen 23 núcleos de población. Para acudir a algunos hay que pasar un puerto de montaña a 1.500 metros de altitud. «Es un Opel Corsa normal y corriente». Por ello, el representante sindical pidió a la administración «disponer en todos los centros de un vehículo con las condiciones adecuadas a la climatología de cada zona».

«Después de la noticia de la muerte del compañero, teníamos pocas ganas de ponernos en la carretera con nuestro coche particular«, señaló Javier Citoler, médico del centro de salud de Benabarre. Aquí sí hay vehículo oficial adaptado. Lo usó el miércoles, en su jornada ordinaria, para afrontar una nevada de 20 cm. Es el facultativo que atiende consultorios más dispersos: Puente de Montañana, Arén y Sopeira y sus pedanías, e incluso pueblos de Cataluña cercanos. «En teoría es solo para las urgencias, perocuando la cosa se pone fea lo usamos igualmente para ir a las consultas«. Y es que el viaje de 33 km lo hizo «con la carretera blanca». La suerte es que otro compañero, que también debía viajar, dispone de todoterreno propio.

«Nuestra reivindicación de siempre es la de los vehículos. No se nos compensa el uso de los nuestros en la jornada laboral, que no siempre están adaptados para circunstancias como la del último temporal», resumió.

Publicidad

ETIQUETAS
, , , , , , , , ,

Compartir esta noticia