×
MENÚ

Un tren de viajeros se queda tirado en Barracas por falta de combustible

En la estación de Teruel no hay actualmente depósitos de gasóil para repostar, por lo que los trenes que cubren la línea deben cargar suficiente combustible en Zaragoza y Valencia para poder hacer el viaje de ida y vuelta sin contratiempos.

Fuente: El País
10 de marzo de 2018|11:18
Tiempo de lectura: 4 minutos

Publicidad

Un tren de viajeros que cubría el domingo el servicio de primera hora de la mañana entre Teruel y Valencia se quedó tirado en Barracas por falta de combustible. Ha sido una de las últimas incidencias registradas en la línea ferroviaria, ya que en la mañana de ayer otro tren, en este caso un tamagochi, no pudo salir de la estación de Teruel con destino a Zaragoza por una avería, como informan desde Diario de Teruel.

En ambos casos Renfe estableció un servicio alternativo de transporte por carretera, aunque en el de ayer hubo viajeros que al encontrarse con esa situación optaron por irse a la estación de autobuses o decidieron emplear sus propios vehículos para desplazarse a Zaragoza.

Los de ayer y el domingo son los dos últimos incidentes en la línea de tren Zaragoza-Teruel-Valencia, en la que actualmente Adif ha anunciado numerosas inversiones para la mejora de la infraestructura pensando en los mercancías, pero en cambio el transporte de viajeros sigue arrastrando esta problemática que se remonta mucho tiempo atrás.

En cambos casos se trata además de los trenes que circulan a primera hora de la mañana para comunicar Teruel con Zaragoza y Valencia, que no están incluidos dentro de las obligaciones de servicio público, pero que en cambio sufraga el Gobierno de Aragón a través de un convenio con Renfe.

Son tantas las incidencias y la “mala fama” que arrastra la línea, que los trenes de viajeros están perdiendo demanda ante la incertidumbre de si los convoyes serán capaces de llegar hasta su destino en caso de producirse una avería. Ahora, a ese problema se suma la posibilidad de que el tren se quede a mitad de recorrido al no llevar suficiente combustible.

Es lo que sucedió el domingo con el tren que salió a las siete y media de la mañana con destino a Valencia, un MAN 592. Al llegar a Barracas se paró y dejó tirados a los 5 viajeros que iban en ese momento, si bien Renfe estableció un servicio alternativo por carretera.

Desde Renfe aseguraron ayer que se había tratado de una “incidencia técnica”, sin aclarar oficialmente si se había debido a que el tren se quedó sin combustible. Otras fuentes aseguraron en cambio que no fue otro el problema que ese, que se había quedado sin diésel a mitad de trayectos.

En la estación de Teruel no hay actualmente depósitos de gasóil para repostar, por lo que los trenes que cubren la línea deben cargar suficiente combustible en Zaragoza y Valencia para poder hacer el viaje de ida y vuelta sin contratiempos.

Hace aproximadamente un año ya sucedió algo parecido también en el tren que cubría el trayecto Teruel-Valencia de primera hora de la mañana, si bien en aquella ocasión no trascendió el incidente a la opinión pública. Entre Teruel y Zaragoza nunca se ha dado ese problema.

Hace un año la máquina se quedó parada por falta de combustible en Caparrates, por lo que regresó a la estación de Teruel dejándose caer hacia atrás por el desnivel al ser el tramo de bajada. En cambio el domingo el combustible de la máquina se acabó en Barracas, y desde allí Renfe dispuso un servicio alternativo por carretera para los 5 viajeros que iban y los que subieron en otras estaciones.

El tren que sufrió el incidente era un MAN 592, mientras que el que no pudo salir ayer de la estación de Teruel con destino a Zaragoza a primera hora de la mañana era un 596, los llamados tamagochis por su pequeño tamaño al ser automotores y que no dejan de dar problemas técnicos.

Renfe informó de que se debió a una avería mecánica y que se dispuso un servicio alternativo por carretera, viéndose afectados tres viajeros en Teruel y ocho en el resto de la línea, que llegaron a su hora al destino.

Desde los colectivos que defienden el ferrocarril turolense indicaron ayer que además del mal servicio por las averías que sufren los trenes, se suma ahora que no lleven suficiente combustible, lo que calificaron de “vergüenza”.

Se da además la circunstancia de que estos incidentes se producen en los trenes que no son obligación de servicio público pero que financia el Gobierno de Aragón a través de un convenio con Renfe, a pesar de lo cual se está destinando a ellos una maquinaria obsoleta que no permite dar un buen servicio por las averías.

Publicidad

ETIQUETAS
, , , , , , ,

Compartir esta noticia