15:44

lunes, 10 de diciembre de 2018

La normativa de patinetes en Valencia será más permisiva que las de Madrid y Barcelona

Normas de regulación sobre los patinetes en la capital.

ARCHIVADO EN:

PUBLICADO: jueves, 4 de octubre de 2018

NÚMERO DE COMENTARIOS: 0

6

Compartir esta noticia

En la comparativa con las ordenanzas de Madrid o Barcelona, la que presentó el lunes el concejal de Movilidad, Giuseppe Grezzi, es más permisiva con los patinetes que los textos de las otras grandes ciudades españolas. Mientras Bilbao, Zaragoza o Sevilla aún no tienen normas que regulen los llamados vehículos de movilidad urbana o personal, Madrid y Barcelona sí disponen de ellas, y son más restrictivas que la valenciana, lo que confirma que el ‘cap i casal’ ha recibido con los brazos abiertos a este nuevo medio de transporte sostenible.

Madrid aprobará, con toda seguridad, la ordenanza esta semana, según explican desde la Asociación de Usuarios de Vehículos de Movilidad Personal, que nació este verano al conocer el borrador de la normativa que presentó el equipo de gobierno que dirige Ahora Madrid. Y es que se trataba de un texto muy restrictivo, según Juan Jiménez, presidente de la entidad. Únicamente con las alegaciones presentadas por la asociación (“casi treinta páginas”, explica) y con la “fuerza” ejercida por PSOE y partidos de la oposición como Ciudadanos se consiguió que el Consistorio abriera la mano. Lo hizo autorizando la circulación de los patinetes por la totalidad de los carriles bici cuando antes únicamente lo hacía para los situados en la periferia, la llamada almendra de la M-30.

Sin embargo, en una ciudad como Madrid, que cuenta con varios tipos de carriles bici, hay uno que queda fuera de esta reglamentación: los ciclocarriles 30. Se trata de una vía ciclista especialmente acondicionada, destinada en primer lugar a las bicis y en la que los vehículos motorizados deberán circular a una velocidad máxima de 30 km/h, o inferior si así estuviera específicamente señalizado. Se encuentran en algunas de las avenidas principales de Madrid, como el paseo de la Castellana, que en la práctica, explica Jiménez, actúa como muro insalvable para los usuarios de patinete, que han de bajarse e ir andando hasta encontrar otro carril bici por el que sí puedan circular.

En la capital, los patinetes no pueden rodar por carriles bici en vías como la Castellana

Además, la ordenanza madrileña no permite a los patinetes circular por áreas peatonales, aunque sí por parques y jardines, pero como máximo a 5 kilómetros por hora (en Valencia se podrá rodar por zonas peatonales a 10) y respetando siempre la prioridad del peatón. La norma de Madrid tampoco autoriza, en ningún caso, a circular ni por la acera ni por los carriles bus.

Aprobada en 2017

El caso de la ordenanza de Barcelona es similar. Con un texto aprobado en 2017, la Ciudad Condal se convirtió en una de las primeras en España en establecer una normativa especial para este tipo de vehículos, que también llegaron antes que a otras urbes. En Barcelona, que se acoge, como Madrid, a la división por clases (A, B, C1 y C2) que hizo la DGT en 2016, los patinetes pueden circular en zonas peatonales a un máximo de 10 km/h (como en Valencia), en carriles bici tanto en acera como en calzada (como en Valencia), pero a una velocidad de entre 10 y 20 kilómetros por hora, cuando el texto presentado por Grezzi aumenta la velocidad a 15 y 20 kilómetros por hora. Además, la ordenanza añade la frase “siempre que la anchura de la infraestructura” permita circular al patinete, lo que da prioridad a las bicicletas. Sin embargo, nada se sabe de si el texto valenciano incluirá esa frase.

Además, se autoriza la circulación por calzada en zona 30 tanto a patinetes B como C1 y C2, y se abre la puerta a que lo hagan también los tipo A “si la velocidad máxima del vehículo es superior a los 20 km/h”. Es el único punto en el que la norma catalana es más permisiva que la valenciana, que no permite que los más pequeños vayan por la calzada en ningún caso, al menos, según lo que el concejal Grezzi explicó el pasado lunes en una rueda de prensa en la que dejó muchos cabos sueltos pendientes de explicar.

Otro aspecto en el que difieren las ordenanzas es en los elementos de seguridad que debe llevar tanto el usuario como el propio vehículo de movilidad urbana. En este sentido, la valenciana es la norma más permisiva con diferencia. Según explicó el concejal Grezzi el pasado lunes, ni los elementos reflectantes ni el casco serán obligatorios. Su departamento no confirmó, en dos días, si el casco sí sería obligatorio para los menores de 16 años. En el caso del texto madrileño, aquellos niños por debajo de esas edad sí han de llevarlo, mientras que será “recomendable” para los demás.

Además, para los vehículos de las categorías B y C son obligatorios el timbre, las luces y los elementos reflectantes debidamente homologados. En Barcelona, por su parte, el casco es obligatorio “para los usuarios de vehículos del tipo A, en caso de actividad de explotación económica, y para todos los usuarios de los vehículos de tipo B”. “En el resto de los casos, el uso del casco es recomendado”, reza el documento, que añade que todos los vehículos “deben llevar elementos reflectantes, luces y timbres de manera obligatoria, con la excepción de los vehículos del tipo A, que sólo es recomendable que lo hagan para una mejor visibilidad en la vía pública”.

En la ordenanza valenciana quedan varios aspectos por terminar de desvelar que no serán públicos hasta que no publique la información el mismo Grezzi, que el lunes se negó a repartirla entre los medios de comunicación, los vecinos y los grupos de la oposición al aducir que faltaban informes tanto jurídicos como del Gabinete de Normalización Lingüística y emplazó a “dentro de unas semanas” para desvelar el contenido.

La rueda de prensa, más allá de servir para conocer los pormenores de la circulación de los patinetes, apenas reveló datos sobre la circulación de los coches (quedó pendiente saber cómo contemplará el texto las pegatinas de calificación ecológica de la DGT, como el mismo Grezzi dijo la semana pasada). Sí se informó de que las motos no podrán ir por el carril bus o de que los camiones de hasta 12 toneladas podrán entrar en la ciudad para labores de carga y descarga o que las bicis podrán ir en contrasentido.

ETIQUETADO COMO: , , , ,

Compartir esta noticia

Puede que también te interese

  1. ONG sostienen que “Valencia tiene agua gracias a los bosques de Teruel”
  2. Valencia contará con siete nuevos parques en 2018
  3. La federación valenciana de fútbol tendrá directivas por primera vez en sus 109 años
  4. Dos mujeres estafan en Valencia 70.000 euros a un conocido a través de WhatsApp

Los comentarios están cerrados.