Publiicidad de PedroPeralta.es
×
MENÚ

Los 325.000 euros por kilometraje desatan la picaresca en Les Corts

Varios diputados que viven en Valencia siguen cobrando como si viviesen fuera.

22 de enero de 2019|09:10
Tiempo de lectura: 5 minutos
Publicidad de PedroPeralta.es

Publicidad

Informe Héctor Esteban en su reportaje de hoy en Las Provincias.

Las Cortes Valencianas quiere actuar de una vez contra la picaresca histórica de algunos de los diputados, que engordan su nómina a final de mes por las rendijas que deja el sistema de retribuciones de sus señorías. La idea es ejercer un control mucho más férreo sobre el kilometraje y llegar a cambiar el sistema para blindar que los pagos se ajusten lo máximo posible al ejercicio de la función. El Parlamento autonómico está dispuesto a poner sobre la mesa un debate que necesita de la colaboración de los grupos parlamentarios. El sueldo de los diputados es de las pocas cosas en la que están de acuerdo casi siempre los partidos al margen de su color político y cualquier cambio siempre se aprueba sin focos. Además, en la comisión de Gobierno Interior estos asuntos siempre suelen pasar a mucha velocidad y con demasiados temores por el desgaste público que generan.

¿Un diputado puede cobrar dos veces por el mismo concepto? En Les Corts Valencianes sí. Una de las grandes lagunas del Parlamento autonómico es cómo gestionar el pago en función de la distancia de residencia respecto al Palau de Benicarló y evitar la picaresca con la que muchos parlamentarios actúan con la permisividad de los grupos políticos. Por mucho que la institución quiera cambiar el sistema del pago de lo que se entiende como dietas, se necesita de la voluntad de los representantes públicos para poder acometer la modificación de la retribución.

La mayoría de los diputados cobra por el ejercicio de la función -plus fijo en la nómina- y por el número de veces en un mes que asiste a Les Corts a 0,32 euros el kilómetro de ida y vuelta -cantidad variable-. El problema es que en el hemiciclo hay varios parlamentarios que hacen magia para cobrar más a final del mes. Muchos viven en Valencia pero siguen empadronados en su municipio de origen para engordar los ingresos. Uno de los casos más llamativos y conocidos es el del portavoz de Compromís, Fran Ferri, que por exigencias de su cargo ha residido en Valencia durante toda la legislatura pero ha cobrado en nómina y en variables los pluses por estar empadronado en Canals -588 euros al mes fijos más las idas y vuelta a 0.32 el kilómetro-. Un ciudadano, tras una publicación en prensa, remitió el caso al Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana que, posteriormente, lo derivó a un juzgado. Fran Ferri, desde el pasado mes de octubre, está empadronado en Valencia, según confirmaron fuentes del Parlamento, por lo que ahora ha visto modificados sus ingresos.

La situación de Ferri no es única aunque sí que es la que ha trascendido con más ruido. Hay diputados de otro color político que hacen la misma magia que el portavoz de Compromís, por eso los grupos parlamentarios tienen el freno echado en esta asunto. Durante la pasada legislatura todos los partidos sabían que Miguel Soler, hoy número dos de la conselleria de Educación, cobraba como asesor de la Mesa de Les Corts sin ir a trabajar. Nadie movió ficha porque todos los partidos tenían a parte de su personal de confianza en una situación muy similar. El corporativismo parlamentario siempre ha sido un pacto no escrito en Les Corts.

En un año, la Cámara valenciana ha abonado casi 325.000 euros en lo que se puede considerar un sobresueldo por kilometraje y en varios casos esos pagos no se ajustan a la situación real de la vivienda de sus señorías.

En el hemiciclo hay diputados con casa en Valencia, alquilada en la mayoría de los casos, que cobran un importe fijo en función de dónde viven. Los que están empadronados a más de 100 kilómetros de distancia ingresan 10.590,24 euros al año -882,52 euros mensuales-, un suplemento que en su día se aprobó para cubrir el gasto de desplazamiento y estancia en la capital. Entre 10 y 100 kilómetros el plus es de 7.060,20 euros al año y entre cero y diez, 3.530,04 euros.

Esta cantidad tributa, forma parte de la nómina y se convirtió en insuficiente para cuadrar un sueldo digno para los diputados. Para complementar el salario se dio luz verde a la indemnización por asistencia a los plenos y las comisiones, una inyección económica que viene a cubrir el mismo cometido que el plus por el ejercicio de la función. Una ayuda que sólo cobran los diputados que residen fuera de Valencia y que no se paga en función de tramos, sino que se contabiliza kilómetro a kilómetro. Todos los que residen en la capital, no cobran por el acto físico de ir a trabajar a Les Corts.

Esta situación provoca recelos en la Cámara. Hay diputados que saben que hay compañeros de bancada que tienen residencia en Valencia pero que están empadronados lejos de la capital… y que cobran por asistir a un pleno o una comisión mientras que otros no ven ni un solo euro por la asistencia. Ha habido casos de representantes con casa en Valencia pero empadronados en Alicante que han sustituido a un compañero y han cobrado al final de mes sin hacer un sólo kilómetro.

Los últimos datos publicados en el portal de transparencia de Les Corts corresponden al pasado mes de octubre -se contabilizan la asistencia a plenos y comisiones de septiembre-. El gasto total en indemnizaciones por asistencia a Les Corts -en realidad, por ir a trabajar- fue de 24.669,44 euros. En los últimos doce meses, el mes de noviembre de 2017 se llevó la palma con más de 43.000 euros.

Les Corts quiere acabar con las malas prácticas y la próxima reunión de la comisión de gobierno interior es un foro adecuado para plantearlo. En el Congreso se reparte una asignación fija a cada diputado para que hagan frente a los gastos que les origina su trabajo en la Cámara. Los que son de una circunscripción distinta a Madrid ingresan 1.874 euros al mes y los que son electos por la provincia donde se ubica la capital ingresan 894,66 euros. Esta cantidad no tributa al considerarse que se destina a cubrir gastos. Además, cubre el transporte de cada parlamentario en tren, avión, automóvil o barco mediante un reembolso. Si el diputado se traslada en su vehículo particular se abona a 0,25 euros el kilómetro previa justificación del gasto más el peaje de la autopista.

La Asamblea de Madrid, por ejemplo, abona una asignación fija de 1.221,83 euros a cada parlamentario, aunque es cierto que la comunidad está formada por una única provincia, por lo que las distancias son más equiparables.

Publicidad de PedroPeralta.es

Publicidad

ETIQUETAS
, , , ,

Compartir esta noticia