12:27

jueves, 13 de diciembre de 2018

Problemas de suministro en las farmacias valencianas

La mayor parte de los medicamentos que faltan se pueden suplir con genéricos, aunque los farmacéuticos señalan que esta situación supone un quebradero de cabeza para los pacientes.

ARCHIVADO EN:

PUBLICADO: sábado, 22 de septiembre de 2018

NÚMERO DE COMENTARIOS: 0

4

Compartir esta noticia

Algunos de estos medicamentos son de uso muy común, como el Adiro. Este fármaco es un potente antiagregante plaquetario, indicado para enfermos que han sufrido infarto de miocardio o angina de pecho o accidentes cerebrovasculares, como ictus. También para pacientes que han sido intervenidos de corazón, por ejemplo para un cateterismo. En concreto, de este medicamento falta la presentación de 300 y 100 miligramos, según se detalla en el sitio web de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, dependiente del Ministerio de Sanidad. En esta misma web se indica que “se está realizando una distribución controlada al existir unidades limitadas”. Farmacéuticos consultados señalan que el laboratorio que fabrica este medicamento achaca el desabastecimiento a trabajos de reforma en la planta de fabricación, informan desde Levante.

Otro medicamento de uso muy frecuente que falta en las farmacias es el Nolotil, tanto en cápsulas de 575 miligramos, como en la modalidad inyectable. Este popular medicamento se emplea para el tratamiento del dolor, normalmente de grado elevado tras una operación o de origen traumático. También se suele prescribir a enfermos que sufren cólicos o sirve para paliar el dolor en enfermos oncológicos. Además, sirve para tratar la fiebre alta que no responde a otros fármacos. En el caso de este medicamento, el problema tiene su origen en la fabricación de su principio activo, el metamizol.

Los fármacos que contienen el principio activo valsartán también siguen siendo un quebradero de cabeza en las boticas españolas. El Ministerio de Sanidad ha ordenado en los últimos meses la retirada de centenares de medicamentos que contienen este principio activo, recetados para controlar la hipertensión. Una alerta que se desencadenó hace meses al hallar en su principio activo una impureza que podría producir cáncer y que, a juicio de muchos farmacéuticos, ha sido desmesurada. “Al comer una tostada un poco quemada ingerimos más partículas cancerígenas que con alguno de estos medicamentos”. Pese a que los primeros lotes fueron retirados antes de verano, la situación aún no se ha resuelto.

Aunque la mayor parte de los medicamentos que faltan se pueden suplir con genéricos, los farmacéuticos señalan que esta situación supone un quebradero de cabeza para los pacientes. “Nosotros no podemos cambiar el medicamento así como así, toca volver a mandar al enfermo a su médico de familia para que le cambie la prescripción”, explicaba estos días Fe Ballestero, presidenta del Colegio de Farmacéuticos de Alicante. Una solución a este ir y venir al centro de salud, “sería que a través de la receta electrónica pudiéramos contactar con los médicos de familia para poder hacer el cambio de manera automática. Pero llevamos ya varios años pidiéndolo y no nos hacen caso”.

Sin embargo, no todos los medicamentos tienen fácil sustitución. Es el caso de la flecainida, un principio activo que se receta a personas para controlar las arritmias. Desde este verano se están produciendo problemas de suministro de este medicamento “y aunque existe un genérico tampoco es sencillo de encontrar”, explicaba ayer un farmacéutico de Alicante que prefería no dar su nombre.

Las causas de esta enorme lista de faltas son muy variadas. Desde la escasez de materia prima o principio activo, problemas en las plantas de producción de los laboratorios o incluso errores en los prospectos o en el empaquetado de los fármacos. Otros farmacéuticos, que prefieren no dar su nombre, achacan esta situación a los bajos precios de los medicamentos en España. “Las bajadas continuas que impone el Ministerio de Sanidad hacen que los precios de los fármacos sean muy baratos en España, por lo que muchos laboratorios prefieren comprometer su producción con otros países de Europa en los que los precios de estos mismos medicamentos son mucho más elevados”.

Otro boticario pone ejemplos concretos de fármacos y su disparidad de precios según cada país. “El aciclovir que aquí cuesta 3,4 euros, en Inglaterra se vende a 30 euros. Son 10 veces más”. Para este boticario, es importante abordar este tema para evitar que haya tantos problemas de suministro de los medicamentos. “Quizá los farmacéuticos tengamos que sacrificar nuestro margen, pero no podemos seguir así”. Para abordar este tema en el último trimestre del año, está prevista una reunión del Consejo General de Farmacéuticos con la Agencia Española del Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS).

Desde el Colegio de Médicos de Alicante, su vicepresidente, Herman Schwarz, critica que estos problemas de desabastecimiento repercuten en la consulta del médico “en forma de más burocracia para cambiar las recetas a los pacientes y explicarles las nuevas pautas de medicación”. También pide que se controlen estas faltas de medicinas, “para que no se produzca un desabastecimiento de algún medicamento que pueda generar un problema de salud”.

ETIQUETADO COMO: , , , , ,

Compartir esta noticia

Puede que también te interese

  1. La Marina de Valencia instala un prototipo de banco solar con Wifi y cargador para móviles
  2. El Ayuntamiento de Teruel mantiene practicamente inalterable el precio del bus urbano
  3. El calor vuelve hoy con máximas que rozarán los 25 grados
  4. La Cámara imparte en Teruel y Alcañiz un taller sobre adaptación de negocios al cliente digital

Los comentarios están cerrados.